.
 
Asociación Actividades Notas de Prensa Publicaciones Fundación Enlaces Temas de Interés  
     

Texto a buscar en comunicados

Buscar por

Título
Año

Comunicados

Manifiesto “Desde la serenidad pero con hartazgo”
06 de noviembre de 2007
 
Las personas abajo firmantes manifestamos, en relación con la reciente agresión padecida por una ciudadana en un acto de violencia a todas luces reprochable, nuestra más honda preocupación ante la respuesta institucional y mediática de que ha sido objeto.

En este sentido, y sin dejar de destacar que el fenómeno de la xenofobia merece un tratamiento serio y riguroso por parte de la ciudadanía y de todos los poderes públicos, no sólo en cuanto a sus efectos sino, también, y principalmente, en cuanto a sus causas, queremos poner de relieve:

1º) La indignación popular ante la actuación de la Administración de Justicia, fomentada por gran parte de los medios de comunicación, se ha sustentado en el hecho de la falta de acuerdo de la prisión provisional respecto del supuesto agresor tras serle recibida en su día declaración en calidad de detenido.

No obstante lo cual, y pese a todo, en ningún momento se ha creído conveniente explicar qué es la prisión provisional como medida cautelar, qué la diferencia de la prisión como pena privativa de libertad impuesta en sentencia firme, qué funciones desempeña en la estructura del proceso penal de un estado democrático de derecho, y, por tanto, cuáles son los únicos fines legítimos que pueden justificar el recurso a una institución que, vulnerando el derecho a la libertad personal, puede llegar a cercenar irreparablemente el derecho fundamental a la presunción de inocencia y a un proceso justo con todas las garantías. Con lo que, peligrosamente, se ha venido reclamando la aplicación de algo cuyo contenido se ha sustraído al debate público.

Esta habitual ausencia de “pedagogía jurídica” por parte de los medios de comunicación, imprescindible en la formación de una verdadera cultura democrática como medio idóneo para fiscalizar la actividad de los poderes públicos, ausencia cuyo espacio es ocupado por la usual “presión mediática” para incentivar prácticas incompatibles con las garantías constitucionales y cada vez más próximas a la ley de la venganza, debiera haber sido subsanada, al menos, por el Consejo General del Poder Judicial, órgano de gobierno de los Jueces, al que le es exigible una apuesta decidida por una política formativa e informativa seria en esta materia.

2º) No sólo no ha sucedido así, sino que, por el contrario, la intervención de los poderes estatales implicados no ha servido sino para enturbiar aún más el debate, fomentando respuestas de carácter marcadamente propagandístico.

A este respecto, la réplica institucional del CGPJ ha sido desalentadora, al haberse limitado a reaccionar a golpe de titular de prensa abriendo un expediente informativo al magistrado que no acordó en un primer momento la prisión provisional, tal y como la propia Fiscalía anunció que haría respecto del fiscal implicado que no solicitó inicialmente dicha medida. Y el desaliento subsiste, con independencia de que finalmente el expediente abierto al magistrado quedara archivado, pues la posición del CGJP sobre el particular ha sido inequívoca: no se entra a cuestionar la pretensión de abuso de la prisión preventiva sino, por el contrario, a “investigar” sus posibles déficits de uso.

Nuevamente, ha quedado huérfano de explicación lo esencial:

El proceso penal democrático debe concebirse como un debate reglado y lejos de las pasiones inmediatas a los hechos, que, con respeto a los intereses de las personas que aparecen como víctimas y de aquellas a las que se pretende atribuir responsabilidades, permita una respuesta justa y proporcionada. Toda persona tiene derecho a poder defenderse de una acusación y de todos los matices que sobre el hecho del que se le pretende responsabilizar puedan suscitarse. La presunción de inocencia exige que, en tanto no se celebre el proceso y recaiga sentencia, deba ser tratada a todos los efectos como inocente. La prisión provisional puede ser necesaria, pero debe ser necesariamente excepcional, pues constituye el instrumento más dañino y destructivo del que puede hacer uso el Estado en la persecución de los delitos, pudiendo llegar a causar perjuicios irreparables en caso de que finalmente el acusado resulte absuelto o de que, incluso siendo condenado, se le imponga una pena distinta a la de prisión, como una multa.

La prisión no es, por tanto, la solución a cualquier problema que se plantee ni la única respuesta a la que acudir cuando alguien infringe la ley penal. Las demandas aireadas de prisión no se corresponden con la dudosa eficacia de esta medida para afrontar los problemas que existen detrás de todo conflicto social.

La llamada lo es a la serenidad y la ponderación, pero desde el hartazgo ante la reiteración de situaciones como las que estos días vivimos.


DES DE LA SERENITAT PERÒ AMB AFARTAMENT

Les persones sotasignades manifestem, en relació amb la recent agressió patida per una ciutadana en un acte de violència sens dubte reprotxable, la nostra més profunda preocupació davant la resposta institucional i mediàtica de què ha estat objecte.

En aquest sentit, i sense deixar de destacar que el fenomen de la xenofòbia mereix un tractament seriós i rigorós per part de la ciutadania i de tots els poders públics, no només quant als seus efectes sinó també, i principalment, quant a les seves causes, volem posar en relleu:

1r. La indignació popular davant l’actuació de l’Administració de justícia, fomentada per gran part dels mitjans de comunicació, s’ha sustentat en el fet de la falta d’acord de la presó provisional respecte del presumpte agressor després de prendre-li al moment oportú declaració en qualitat de detingut.

No obstant això, i amb tot, en cap moment s’ha cregut convenient explicar què és la presó provisional com a mesura cautelar, què la diferencia de la presó com a pena privativa de llibertat imposada en sentència ferma, quines funcions desenvolupa en l’estructura del procés penal d’un estat democràtic de dret, i, per tant, quins són els únics fins legítims que poden justificar el recurs a una institució que, vulnerant el dret a la llibertat personal, pot arribar a retallar irreparablement el dret fonamental a la presumpció d’innocència i a un procés just amb totes les garanties. I amb això, perillosament, s’ha estat reclamant l’aplicació d’una cosa el contingut de la qual s’ha sostret al debat públic.

Aquesta habitual absència de “pedagogia jurídica” per part dels mitjans de comunicació, imprescindible en la formació d’una veritable cultura democràtica com a mitjà idoni per fiscalitzar l’activitat dels poders públics, l’espai de la qual és ocupat per la usual “pressió mediàtica” per incentivar pràctiques incompatibles amb les garanties constitucionals i cada vegada més pròximes a la llei de la venjança, hauria d’haver estat solucionada, almenys, pel Consell General del Poder Judicial, òrgan de govern dels jutges, al qual és exigible una aposta decidida per una política formativa i informativa seriosa en aquesta matèria.

2n. No només no ha succeït així, sinó que, per contra, la intervenció dels poders estatals implicats no ha servit sinó per enterbolir encara més el debat, fomentant respostes de caràcter marcadament propagandístic.

Sobre això, la rèplica institucional del CGPJ ha estat descoratjadora, en haver-se limitat a reaccionar a cop de titular de premsa obrint un expedient informatiu al magistrat que no va disposar en un primer moment la presó provisional, tal com la mateixa Fiscalia va anunciar que faria respecte del fiscal implicat que no va sol•licitar inicialment la mesura esmentada. I el desànim subsisteix, amb independència que finalment l’expedient obert al magistrat quedés arxivat, ja que la posició del CGJP sobre el particular ha estat inequívoca: no s’entra a qüestionar la pretensió d’abús de la presó preventiva sinó, per contra, a “investigar” els seus possibles dèficits d’ús.

Novament, ha quedat orfe d’explicació l’essencial:

El procés penal democràtic s’ha de concebre com un debat reglat i lluny de les passions immediates als fets que, amb respecte als interessos de les persones que apareixen com a víctimes i d’aquelles a qui es pretén atribuir responsabilitats, permeti una resposta justa i proporcionada. Tota persona té dret a poder defensar-se d’una acusació i de tots els matisos que puguin suscitar-se sobre el fet del qual se’l pretén responsabilitzar. La presumpció d’innocència exigeix que, mentre no se celebri el procés i es dicti sentència, hagi de ser tractada amb caràcter general com a innocent. La presó provisional pot caldre, però ha de ser necessàriament excepcional, ja que constitueix l’instrument més perjudicial i destructiu de què pot fer ús l’Estat en la persecució dels delictes, ja que pot arribar a causar perjudicis irreparables posat cas que finalment l’acusat resulti absolt o que, fins i tot sent condemnat, se li imposi una pena diferent de la de presó, com ara una multa.

La presó no és, per tant, la solució a qualsevol problema que es plantegi ni l’única resposta a la qual acudir quan algú infringeix la llei penal. Les demandes airejades de presó no es corresponen amb la dubtosa eficàcia d’aquesta mesura per afrontar els problemes que hi ha darrere de tot conflicte social.

La crida es fa a la serenitat i la ponderació, però des de l’afartament davant la reiteració de situacions com les que aquests dies vivim.

FIRMAN EL PRESENTE ESCRITO:

Daniel de Alfonso Laso.
Magistrado Sección Séptima Audiencia Provincial Barcelona

Carlos Almeida Espallargas.
Magistrado. Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número Tres de Sant Feliu de Llobregat. Decano de Sant Feliu de Llobregat.

Javier Arzúa Arrugaeta.
Magistrado Sección Segunda. Audiencia Provincial Barcelona.

Roser Bach Fabregó.
Magistrada Sección Tercera. Audiencia Provincial Barcelona.

María Calvo López.
Magistrada Juzgado de lo Penal nº 2 de Mataró.

Carmen Capdevila Salvat.
Magistrada Sección 4ª Audiencia Provincial de Girona.

Carles Cruz Moratones.
Magistrado Audiencia Provincial de Girona.

María Encina Fernández Castro.
Magistrada del Juzgado de Instrucción nº 2 de Mataró.

Rosa María Freire Pérez.
Magistrada Juzgado de Instrucción nº 10 de Barcelona.

Adolfo Jesús García Morales.
Magistrado Sección Cuarta Audiencia Provincial de Girona.

Jaume González Calvet.
Magistrado. Juzgado de lo Social 1 de Mataró. Decano de Mataró.

José Grau Gassó.
Magistrado Sección Tercera. Audiencia Provincial Barcelona.

Diego Gutiérrez Alonso.
Magistrado. Juzgado de Primera Instancia 3 de Lleida.

Javier Hernández García.
Magistrado Presidente Sección 4º Audiencia Provincial de Tarragona.

Asociación JUECES PARA LA DEMOCRACIA

Nuria Lefort Ruiz de Aguiar.
Juez. Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1. Sant Boi de Llobregat.

Ramón LLena Miralles.
Magistrado. Juzgado de lo Social Número 21. Barcelona.

Pedro Martín García.
Presidente Sección Segunda. Audiencia Provincial Barcelona.

María José Magaldi Paternostro.
Magistrada. Sección Segunda. Audiencia Provincial Barcelona.

Luisa Molina Villalba. Magistrado.
Magistrada. Juzgado de lo Social Número Tres. Girona.

Josep Niubò i Claveria.
Magistrado. Sección Tercera. Audiencia Provincial Barcelona.

Manuel Olmedo Palacios.
Juez del Juzgado de primera instancia e instrucción nº 4 Vic

Carlos Pascual Alfaro.
Magistrado. Juzgado de Violencia Sobre la Mujer 1. Barcelona.

Josep María Pijoan Canadell.
Presidente Sección Décima. Audiencia Provincial Barcelona.

Begoña Pintado Antolín.
Magistrado. Juzgado de lo Social. Girona.

Carlos Hugo Preciado Domenech.
Juez. Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número Uno de Valls, con competencia en materia de Violencia sobre la Mujer.

Marta Rayo Allezcuren.
Magistrada. Profesora del Área de Primera Instancia. Escuela Judicial Barcelona

José A. Rodríguez Sáez.
Magistrado. Juzgado de lo Penal 21. Barcelona.

José Luis Ramírez Ortiz.
Magistrado. Juzgado de Instrucción Número Uno. Granollers.

Miriam de Rosa Palacio.
Magistrada. Juzgado de lo Penal Manresa.

Yolanda Rueda Soriano.
Magistrada. Juzgado de Instrucción Número Uno. Mataró.

Guillem Soler Soler.
Juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Mollet del Vallés.

Fernando Valle Esques.
Magistrado Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Barcelona.

Federico Vidal Grasses.
Juez. Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número Cuatro. Santa Coloma de Farners.

Xermán Varela Castejón.
Magistrado Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Figueres.

Antonio Valdivia Milla.
Magistrado. Juzgado de lo Social 2 de Mataro.

Santiago Vidal i Marsal.
Magistrado. Sección 10ª Audiencia Provincial Barcelona.

Gemma Vives Martínez.
Magistrada. Juzgado de Primera Instancia Número Cuatro Terrassa.

También muestran su adhesión:

Ramón García Albero.
Cadedrático Derecho Penal. Universidad Lleida.

Mercedes García Arán.
Catedrática de Derecho Penal. Universidad Autónoma.

Miriam Gugat Mauri.
Profesora de Derecho Penal. Unversidad Autónoma.

Cristóbal Martell Pérez-Alcalde.
Abogado penalista.

Isabel Martínez i Cid.
Avogada.

Oscar Morales García.
Abogado penalista y profesor de Derecho Penal.

Débora Quintero García.
Abogada penalista.

Gonzalo Quintero Olivares.
Catedrático de Derecho Penal. Universidad Rovira i Virgili.

Rafael Rebollo Vargas.
Profesor de Derecho Penal. Universidad Autónoma.

Olga Tubau Martínez.
Abogada penalista.

Antoni Quera Rolles.
Abogado penalista.


volver